Limpieza de armarios de cocina: 5 consejos prácticos

 en Categoría de blog

¿Con que frecuencia debes limpiar los armarios de tu cocina?

Ya sean salpicaduras de grasa en la campana, manchas de vino o bebidas azucaradas en el salpicadero, son los testigos de todos nuestros intentos culinarios y de los momentos que pasamos con los amigos y la familia.

Hemos recurrido a una de las mejores empresas de limpieza, GRUPO BERNI nos aporta con este artículo como limpiar los armarios de la cocina de forma eficaz y en tiempo récord.

La cocina, es quizás la habitación que se ensucia más rápido. Las encimeras de cocina, las campanas extractoras y las puertas de los armarios requieren una atención casi diaria y productos de limpieza que garanticen su longevidad.

Tanto si quieres limpiar los armarios de madera de tu cocina, los tocadores de madera o los espacios de almacenamiento de tu lavandería, los siguientes consejos de limpieza te ayudarán a mantener su buen aspecto durante años.


Establece una rutina de limpieza

Las técnicas para limpiar un armario de cocina son prácticamente las mismas, independientemente del material, como veremos.

Ya sea en la cocina, en el cuarto de baño o en el lavadero, hay que establecer una rutina de limpieza (a intervalos regulares). Sin embargo, es posible que tengas que planificar diferentes periodos de limpieza en función del tipo de habitación, de lo calurosa o húmeda que sea, o de su tamaño.

Los armarios de la cocina, por ejemplo, se enfrentan a constantes problemas de grasa, huellas dactilares, acabados de revestimiento descascarillados, etc.

La grasa de los derrames de la cocina, la condensación de los cambios de temperatura, el vapor, la suciedad de las juntas y las bacterias pueden manchar y dañar el exterior de las puertas de los armarios e incluso el interior con un posible desprendimiento.

Si tu cocina es el centro de tu vida y la de tu familia, algunos armarios pueden requerir un mantenimiento diario. Otros, dependiendo de su revestimiento, pueden necesitar sólo una limpieza semanal. No olvides limpiar también las manijas de las puertas de los armarios.

Establece una rutina de limpieza


Limpieza de armarios de madera (puertas)

Los armarios de cocina pueden ser de madera maciza, de chapa de madera o de un revestimiento de vinilo de madera.

A continuación, la madera puede sellarse con un preparado de poliuretano, cera o barniz. También es posible que no reciba ninguna protección especial, salvo una pintura, pero esto depende del tipo de madera. Algunos son porosos, otros requieren un cuidado especial, depende del tipo de madera.

El cuidado depende del tratamiento de la superficie. Los limpiadores de madera a base de jabón de aceite suelen funcionar muy bien para el cuidado clásico.

Este producto de pH neutro ayudará a eliminar la grasa y otras impurezas al tiempo que preserva el acabado y la esencia de la madera.

Asegúrate de limpiar y encerar las puertas de tus armarios de madera con frecuencia. Los cambios de temperatura y el calor pueden resecar la madera con el tiempo y hacer que la pintura se desprenda.

Los armarios de madera también pueden resultar dañados por la simple condensación causada por el vapor de la cocina, el lavavajillas o el calor del frigorífico.

Acostúmbrate a limpiar las puertas de los armarios y a desinfectar de vez en cuando todas las superficies con un limpiador antibacteriano diluido sin lejía. Limpia con un paño limpio y húmedo, luego utiliza un paño seco para eliminar la humedad.


¿Cómo se limpia la pintura de un armario de cocina?

Un armario de cocina suele tener varias capas de pintura.

Si la pintura es a base de aceite (gliceroftálica, que se seca muy rápidamente) también es la más duradera y, por tanto, más fácil de mantener que la madera pintada con pintura al agua.

Limpia los armarios con agua tibia y un limpiador multiuso diluido con un poco de agua. Ten cuidado de no mojar demasiado la madera, ya que puede dañarse desde el interior si no se seca lo suficiente. Aclara y limpia la tapicería con un paño seco y agua limpia.

Limpia las zonas que puedan estar contaminadas con bacterias de origen alimentario con un limpiador de cocina antibacteriano.

Si se acumula grasa, limpia los armarios con unas gotas de amoníaco diluidas en agua limpia. A continuación, aclara bien con agua limpia.

No utilices limpiadores abrasivos, como detergentes agresivos o esponjas scotch brite, ya que pueden rayar y estropear la superficie y causar daños duraderos.


Limpieza de armarios laminados (puertas)

Limpia las superficies laminadas con un limpiador multiuso. Aclarar y secar con un paño limpio.

Presta especial atención a las juntas y los biseles, sobre todo en las bisagras de las puertas de los armarios. Si es necesario, utiliza un cepillo no abrasivo o una esponja para limpiar bien estas zonas.

No utilices limpiadores corrosivos ni esponjas abrasivas. Para limpiar una mancha, frota con una solución de bicarbonato de sodio (1 a 2 cucharadas) mezclada con un poco de agua. También puedes utilizar un paño o una toalla de papel empapada en zumo de limón para eliminar las manchas superficiales.

Limpieza de armarios laminados (puertas)


Limpieza del interior de los armarios de la cocina

Limpia el interior de los armarios y cajones con un limpiador multiuso. Aclarar y dejar secar.

Utiliza un cepillo de dientes para limpiar los bordes y las grietas. Deja que la superficie se seque por completo antes de volver a colocar los platos y utensilios en los armarios o cajones.

Sella cualquier superficie de madera irregular con una masilla para madera para facilitar la limpieza y evitar la acumulación de bacterias. Lija ligeramente y aplica una capa de poliuretano (para madera) o una pintura adecuada.

Si es necesario, aplica una cinta o papel protector para conservar la superficie de los armarios y facilitar la limpieza. Esta protección es muy económica, pero no puede limpiarse/lavarse y debe sustituirse con frecuencia.

El lino o el vinilo también son baratos y lavables, pero pueden resbalar con el tiempo y depositarse en el fondo del armario, lo que puede resultar molesto si hay que recolocarlos con frecuencia.

También hay láminas de goma que son lavables, resbalan menos y ofrecen flexibilidad, lo que las convierte en una buena opción para las zonas de la cocina que se utilizan mucho.

Las láminas de vinilo autoadhesivas son lavables y se mantienen en su sitio, pero pueden ser difíciles de quitar el día que quieras cambiarlas. Una lámina de vinilo autoadhesivo de baja adherencia es lavable, duradera y puede reposicionarse con relativa facilidad.

Por último, siempre puedes recurrir a los servicios de una empresa de limpieza especializada en limpieza y desinfección, así como también puedes optar por otros servicios que puedas necesitar: pulido de suelos, limpieza de cristales, limpieza de garajes, limpieza de comunidades, etc.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Call Now Button